Para ellos, la realidad es relativa

Comienza el mes de mayo con no muy buenas noticias para Málaga. Un día antes del día del trabajador, se publica que la provincia finaliza el primer trimestre de 2014 con el 36,52% de la población activa sin trabajo. Además del gran sentido del humor del destino, podemos apreciar que se ha alcanzado una cifra récord, con 285.800 desempleados. A esto hay que añadir los datos publicados por Cáritas: el 53% de las personas que reciben ayuda de Cáritas, son españolas.

oficina-empleo-septiembre--644x362A pesar de todo, los economistas señalan que nos encontramos en una situación donde se empieza a hacer notable el crecimiento económico. No lo dudo. Pero ¿a qué llamamos crecimiento económico? ¿A que las arcas de un país empiecen a tener dinero a costa de que la población pase hambre? Porque los datos son devastadores: 112.400 hogares (el 18%) tienen a todos sus miembros activos en paro.

En el intento de poner remedio a la situación, el PSOE de Málaga “ha aprobado una resolución en su ejecutiva que pide al Gobierno que promueva un plan de empleo en Andalucía”. Una buena iniciativa que gustaría más leerla en el periódico, si no fuera acompañada de “campaña política”. Porque eso es lo que tenemos: campaña política durante los 365 días del año en un tira y afloja que no tiene fin. Más lamentable es cuando estas acciones se llevan a cabo desacreditando al prójimo.

En unas declaraciones Miguel Ángel Heredia, secretario general del PSOE de Málaga, acusa al presidente del PP de Andalucía de “coordinar la acción de los ayuntamientos del PP contra la Junta. Quizás no le falte razón. Pero también defiende que el gobierno de la Junta de Andalucía “no se ha cruzado de brazos”. Permítanme usar la expresión de “el uno por el otro y la casa sin barrer”, porque hemos llegado a un punto en el que la población no se cree nada de lo que dicen. Lo que nos demuestran claramente es que lo que importa es llegar al poder mediante el sufragio universal para, una vez allí, “aguantar” los cuatro años y si hay suerte, “de oca a oca y…”.

Pero esto no son cosas que a uno se le ocurren antes de dormir. Se ven en el día a día. La realidad depende de quién gobierna, dónde lo hace y si afecta al partido. Podemos poner el ejemplo de la paralización de las obras del Ave Málaga-Sevilla (proyecto de la Junta de Andalucía) donde el PP afirma que es un despropósito abandonar las obras y el PSOE que es demasiado dinero terminarlas.  Y precisamente en el abandono de obras del Ave entre Almería-Murcia (proyecto del Ministerio de Fomento) se da la situación inversa. Entonces, si es mucho dinero, ¿por qué no se abandonaron los proyectos antes de invertir millones de euros en ellos? Quizás porque quedaba muy bonito en programa para las elecciones o, como nos tienen acostumbrados, por prestigio.

Es por eso que, en los mítines políticos, en lugar de decir “luchare por los intereses de la ciudadanía” se debería decir “lucharé por los intereses de mi partido”. Y siento mucho meter en el saco a quien no debería estar ahí, porque a pesar de todo hay personas que luchan por lo primero (es lo que tiene generalizar).

Esa es nuestra realidad: la población pasando faltas. Mientras la realidad de los políticos es relativa a sus partidos y las noticias son utilizadas para hacer campaña. Pero no os preocupéis, porque llegado el verano, el empleo crecerá por las ofertas de trabajo en la etapa estival y el Gobierno saldrá dándose palmaditas en la espalda diciendo: “lo estamos haciendo bien”. Y por lo de Cáritas, ya saldrá el señor Montoro diciendo que esos datos “no se corresponden con la realidad”.

Lorenzo Rubio Espinosa | @Lorenzo_Rubioo