Cartel oficial del Festival internacional de cine de Pekin

El cine español se abre paso en China

Desde el pasado martes y hasta el día 23, se celebra el cuarto Festival Internacional de Cine de Pekín (Beijing International Film Festival) en el que compiten películas de todo el mundo, y entre ellas se encuentran algunos proyectos españoles como Dragonkeeperuna cinta de animación que ha viajado hasta la capital china en busca de financiación.

Sergio Pablos será el director de esta película que cuenta la historia de una niña, Ping, que debe cuidar a Dianzi, el último dragón, y salvarlo de los malvados planes del Nigromante. Pero el principal artífice de este viaje a China ha sido Larry Levene, productor responsable de Katmandú, un espejo en el cielo (Icíar Bollaín, 2011), quien ha presentado el proyecto a un grupo de empresas locales con la intención de despertar su interés y conseguir el dinero necesario (20 millones de euros) para comenzar.

Sin embargo, Levene es consciente de lo complicado que resultará sacar la película adelante, pues como él mismo ha declarado a Efe, no podrán arrancar hasta que tengan “un socio chino sólido” y en caso de conseguirlo, necesitarían dos años de producción. 

Otro problema que se presenta para que Dragonkeeper pueda optar a la financiación asiática es la firma de un acuerdo de coproducción entre España y China. El texto ha sido redactado y aprobado por los órganos legislativos de ambos países, pero aún no ha sido firmado oficialmente por ninguno.

Levene ya consiguió que varias empresas chinas apoyasen un proyecto español, Saxingdui (La colina de las tres estrellas), una película dirigida por Javier Fesser que llegó al Festival de Pekín en la pasada edición en busca de financiación y que comenzará a rodarse en 2015 con vistas a estrenarla el año siguiente, por lo que se espera que Dragonkeeper corra la misma suerte.

Foto principal: página web Festival Internacional de Cine de Pekín