Samuel Aranda: “La imagen que se tiene fuera de España es la que se acerca más a la realidad”

Entrevista a Samuel Aranda

A comienzos de diciembre acudió al Photofestival de Mijas Samuel Aranda, fotoperiodista galardonado con el World Press Photo 2012. Tras su interesante ponencia, Once años trabajando en países islámicos, donde nos acercó mediante fotos y hechos narrados al día a día que se vive en estos lugares, pude realizarle la siguiente entrevista.

En 2012 fuiste galardonado con el premio World Press Photo por la impactante fotografía tomada en Yemen de Fátima al-Qaws y su hijo Zayed, a la que muchos han asemejado con la Piedad de Miguel Ángel. ¿Qué te motivó a tomar dicha imagen? Y ¿cómo te sentiste al volver a contactar con ellos tiempo después?

La verdad es que era un momento muy caótico, no fue una foto buscada. Si ves la la secuencia de fotos que hice ese día, verás que estábamos en una manifestación, y empezaron a disparar, por lo que empezamos a correr hacia la plaza donde estaba el campamento de los manifestantes. Allí, empezaron a bombardearnos con proyectiles, por lo que no era un momento en el que tuviese mucho tiempo para pensar. Nos refugiamos en una mezquita que la utilizaban como un hospital, y fue una cosa muy rápida, de hecho recuerdo la escena: traen a Zayed en una moto, lo dejan en el suelo tumbado y luego llega su madre a los cinco o diez minutos, lo encuentra y lo reconoce, lo coge en brazos y se lo lleva para la sala de operaciones. Estamos hablando de treinta segundos o así. No tuve ninguna sensación a nivel fotográfico, después de fotografiar a Zayed, al lado había un chico que estaba muerto y junto a este otro herido. Seguí fotografiando todo lo que estaba pasando allí.

El volver a verles creo que ha sido lo más bonito que me ha pasado en mi vida. Aprender una vez más la lección de lo equivocados que estamos: llegar a esa familia y que te reciban con los brazos abiertos, que no quieran saber nada del dinero (refiriéndose a la parte que les ofreció tras ganar el premio) y que se lo tomen con esa alegría y orgullo. Me parece una de las lecciones de la vida que nunca voy a poder olvidar.

Entrevista a Samuel Aranda

Fotografía premiada con el WordPress Photo 2012. / Samuel Aranda

Por otro lado, como fotógrafo, ¿cómo reaccionas ante la tesitura de tener que captar una situación en la que alguien está sufriendo?

Reacciono decidiendo estar allí. No podría estar en el sofá de mi casa viéndolo por la tele. Quiero estar allí para contarlo, y la decisión personal es que prefiero verlo en persona y ser los ojos para fotografiarlo, en lugar de estar en casa viéndolo por la tele.

El mismo año en el que fuiste premiado, los medios españoles pusieron “el grito en el cielo” tras tu artículo “En España, austeridad y hambre” publicado en el New York Times. ¿Qué opinas acerca de esta doble moral de los medios de nuestro país?

Tenemos el fenómeno de los nuevos ricos y nos da mucho miedo cómo estamos ahora. Por ejemplo mis padres, de esas fotografías en blanco y negro me decían que se parece a la posguerra, a la época franquista… La imagen que se tiene fuera de España es la imagen que se acerca más a la realidad. Yo ayer paseaba por Fuengirola y es que da pena, los locales están casi todos cerrados, en venta, en alquiler. Si no queremos ver eso el problema es nuestro. Tenemos un problema de conciencia y de falsas expectativas de nuestro país. Y yo creo que estamos pasando un momento muy difícil, muy muy malo, el de muchas familias… bueno, ahí están las cifras de Cruz Roja, de comedores sociales, de desahucios. Caer en la simpleza de criticar a un fotógrafo, a un periodista por hacer el trabajo ese, creo que es absurdo. Sería mejor criticar a los bancos y a los políticos que están causando todo esto, ¿no?

Entrevista a Samuel Aranda

‘En España, austeridad y hambre’. / Samuel Aranda

A la hora de publicar una fotografía, ¿abogas por una autocensura para no herir sensibilidades o crees que es más conveniente mostrar la realidad tal y cómo es?

Yo creo que como fotógrafo siempre intento trabajar con mucha ética, pero la ética no significa la autocensura. En el caso del niño que sufrió las consecuencias del fósforo blanco, él estaba vivo y me estaba mirando a los ojos, recuerdo cómo se movía en el hospital y me pedía que le fotografiase (mencionó en yemení lo que le dijo el niño). Yo creo que él era consciente de lo que le había pasado y quería que lo viese mucha gente. Los fotógrafos no tenemos que tener autocensura. Por supuesto todo va en función de tu forma de trabajar, en la mía no necesito recrearme fotografiando situaciones muy macabras o con muchos heridos o muertos. También forma un papel muy importante el editor, ya que él es el que decide lo que se va publicando en un periódico. Su papel es el de nivelar, no siempre publicando fotos sangrientas, pero tampoco convertir el periódico en un tebeo. Esto no es nuestro trabajo, es el del editor.

A tenor de esto, ¿por qué crees que los medios occidentales son más censores con fotografías de sucesos cercanos a nosotros, frente a la permisividad que muestran con las imágenes de oriente?

Pues si te digo la verdad: no lo sé. Supongo que es un poco ese pudor a ver lo que pasa en casa, parecido a lo que pasó con la crisis en España; que si lo publica EEUU da cosa, y si lo publicamos aquí, pues no. Pero no sé por qué.

Entrevista a Samuel Aranda

Un joven libanés hospitalizado. / Samuel Aranda

Actualmente y debido a la crisis, la gran mayoría de medios se están desprendiendo de sus corresponsales y fotógrafos, relegando la mayoría de trabajo en las agencias. Aun así, NYT es un ejemplo de un medio que se opone a esta postura, promoviendo el periodismo de investigación. ¿Crees que esto va a suponer el inicio de una drástica diferenciación en cuanto a dos o tres medios de calidad frente al resto de medios?

Sí, por supuesto. Es una forma matemática, y de hecho yo creo que muchos de esos otros medios van a cerrar. Es que no tiene sentido, la gente compra los periódicos los domingos para leérselo durante la semana, para tener un buen magazine, pero si no les ofreces cosas de calidad que puedan leer y luego disfrutar en casa y analizar, pues no lo compran. Es una cosa ya a nivel de mercado, de buen periodismo, y yo creo que sí, que el New York Times está marcando diferencias. Creo que son cuatro o cinco los medios de comunicación que están marcando la diferencia frente a todos los demás, podrían ser Paris Match, Stern, Time Magazine, New York Times o The Guardian.

Finalmente, hace aproximadamente un mes de los atentados de Susa en Túnez relacionados con la revitalización de una de las ramas de Al Qaeda en la zona del mismo Túnez, Argelia y Libia; y también hace algo más de un mes de la tragedia de la inmigración en las aguas mediterráneas de Lampedusa en la que cada año se ahogan unas 1500 personas intentando cruzar nuestro mar. Sabemos que estás en Túnez, pero, ¿en qué andas metido ahora?

Vuelvo a Túnez muy a menudo para seguir la transición política y estamos haciendo diferentes reportajes: sobre todo, más que cubrir lo de los atentados suicidas ha sido intentar entender el porqué ha pasado eso, por qué la gente joven que derrocó a Ben Alí está sintiéndose atraída por ese extremismo.

***************

Gracias Samuel por mostrarnos tu trabajo y por haberme permitido realizar esta entrevista.